LAS ALGAS, UN REGALO DEL MAR.

 LAS ALGAS, UN REGALO DEL MAR. 

¿Por qué comer algas?

Muchas personas muestran un rechazo al enfrentarse con la propuesta  de comer algas como fuente extraordinaria de nutrientes vitales para el ser humano. Esta es una mera barrera psicológica, al asociar, en la mayoría de los casos, la imagen de las algas en mal estado que son arrojadas a las orillas de las playas,  ya en ocasiones en un estado de descomposición.

 La solución pasa, como con otras muchas cosas en la vida, por hacerte con la información y habilidades necesarias para aprender a cocinarlas correctamente. Por eso hemos programado un curso de algas, haz click aquí, para más info.

Son tantas las ventajas que nos ofrecen, que bien vale la pena incluirlas en nuestra dieta y hacer de su ingesta un uso  incluso gourmet.


¿Por qué recurrir a las verduras del mar, habiendo tanta variedad y diversidad sobre la tierra?

Los vegetales terrestres generalmente adolecen de los nutrientes necesarios para la correcta alimentación de los seres humanos, ya que los sistemas modernos de cultivo han empobrecido enormemente los campos. No se deja descansar la tierra, lo cual evita que las bacterias naturales del campo dispongan del tiempo necesario para cumplir su función transmutadora. 

Se estima que en cada cosecha se pierden 40 kg. De potasio por hectárea. Con los cultivos rotativos y el barbecho utilizados antiguamente, el campo podía recuperarse de dichas pérdidas, pero la fuerte demanda y la comercialización masiva no permite al agricultor estas concesiones. Como consecuencia la tierra debe ser abonada con químicos en un intento de suplir estas deficiencias, pero el resultado, evidentemente, no es el mismo, y la tierra va empobreciéndose cada vez más.

Por esto recomiendo enriquecer nuestra dieta de una forma más biológica y humana, para lo cual contamos con el aporte de este Tesoro del Mar.

Una de las formas más obvias de comprobar la riqueza de las algas es al observar la enorme cantidad de personas con problemas de caída de cabello, alopecias varias, enfermedades nerviosas( estrés, ansiedad, depresión , etc.) . que hay en Occidente, en contraste con Oriente, donde su consumo es habitual y cotidiano.

Las algas son una fuente indiscutible de vida. Por sus inmensas propiedades terapéuticas son unas de los elementos naturales más beneficiosos para nuestro organismo.

A nivel dietético, hay que tener en cuenta su poder saciante y nutritivo a un tiempo. En sus muchas variedades, concentran todas las riquezas del mar: vitaminas como A, B, C, E, F y K, proteínas vegetales, aminoácidos, oligoelementos esenciales,  antioxidantes y minerales como yodo, magnesio, potasio, hierro, selenio, zinc entre otros.  

En  general, las algas marinas son antitumorales, antibacterianas y antivirales. 

 

ALGOTERAPIA. LOS NUTRIENTES DEL MAR EN NUESTRO CUERPO: BELLEZA Y BIENESTAR.

Nuestra piel, a través de los poros, por ósmosis, absorbe estos concentrados que le proporcionarán innumerables elementos vitales para su salud y su belleza. 

 Entre sus funciones principales destaca su gran poder de hidratación y la regulación iónica que producen. Además, los tratamientos de algoterapia activan todas las defensas naturales del organismo.

Sus efectos van desde combatir la celulitis, (se pueden beneficiar de sus resultados las pieles átonas, flácidas y edematosas, además son un tratamiento ideal en caso de obesidad localizada), la remineralización de la piel, así como sus propiedades desinfectantes, vital en casos de psoriasis, dermatitis, etc. Su alto contenido en yodo, desempeña un papel muy importante en procesos de higiene epidérmica.

Ayudan a estimular la circulación y la aplicación de algas con aducción de termoterapia por rayos infrarrojos tiene una acción sedativa sobre el dolor y de relajación sobre las contracciones musculares.

Se usan tanto en dietas adelgazantes como en emplastos o añadidas al agua de la bañera. 

Más información en el blog

No renuncies a las algas, son la farmacia del mar 

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en dejar un comentario

 

Dejar un comentario