Tengo un secreto que contarte...

 Andaba yo este mes pasado enfrascada en  mis cursos de Alimentación depurativa, como la estación requiere,  tratando de concienciar a cerca de la forma tan inevitable en que diariamente nos intoxicamos, respirando esta polución de las ciudades, bebiendo aguas insalubres, alimentándonos con comida que  actúa como un  “Caballo de Troya” ya que en su interior trae escondido al enemigo que nos hará enfermar, más bien pronto que tarde. 

Aplicándonos cosméticos, cremas, perfumes, llenos de sustancias, que van a ir directamente vía piel a nuestra sangre y por ende a cada célula de nuestro organismo, también nos intoxicamos, muy a menudo, inconscientemente.(Por eso hemos preparado un taller de cosmética Natural)

Me gusta trabajar con mujeres, lo confieso.  Especialmente con aquellas con las que tengo  mucho  en común.   Me gusta  compartir  inquietudes, hallazgos y experiencias nuevas.  Y en esto Amparo, mi creativa y paciente Comunity Manager de M4B  se acaba de marcar un 10.

 Recientemente, en una de nuestras reuniones, compartimos inquietudes, experiencias y preferencia a cerca de que nuestros cosméticos,  nuestras preferencias ecológicas a la hora de comprar, nuestras búsquedas  en este campo de la estética  y le confesé que lamentaba no tener una solución para mi “chute mensual de químicos”  en forma de color para mis bien peinadas canas. 

Lo de dejarlas crecer y lucirlas con naturalidad, es todo un estado, en el que aún no me siento cómoda.

Fue entonces cuando, con una sonrisa de oreja a oreja, me hizo esta confidencia:

“Mavi, tengo algo que contarte…”. 

Y me hablo de Mikel de Ultreia,  un concepto de peluquería totalmente consciente y ecológica.

Al día siguiente, recibí una amable invitación desde Ultreia para comprobar sobre el terreno (ósea mi cabeza) este nuevo concepto.

Desde la infusión que te sirven al entrar ( imprescindible  la de Roiboos con galletas),  la  tenue iluminación con aplicación de cromoterapia  mientras te lavan la cabeza con champús 100% orgánicos, libres de químicos cuestión que ya me relajó tanto como el super-masaje que vino a continuación. Todo ello mientras contemplaba una pantalla de plasma  donde un fuego danzaba al son de una música ambiente relajante.¿Creéis que esto es todo? Falta lo mejor.  A la hora de dar color a mi pelo, Migue me aplico unos “barros”  de la marca Secretos del Agua, que basa sus productos en la filosofía del Dr. Masaru Emoto sobre el agua https://www.youtube.com/watch?v=YA8IMBtIcjs  y cuya composición estudié a conciencia: plantas, flores, algas, arcillas…¡ podría incluso habérmelos comido¡ .

El resultado, un ratito más tarde, no pudo ser mejor. Un pelo lleno de color,  brillante, sin canitas, sin agresiones, reflejando lo saludable de los productos aplicados. Luego un buen corte, un impecable peinado… ¡y a lucir pelo! Me sentí como un hada buena.              

 Gracias Amparo. Gracias Mikel (a ti te espero para iniciarte en la Macrobiótica, como tú quieres en justo trueque). 

Entenderéis que este secreto, lo cuente y lo comparta. 

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en dejar un comentario

 

Dejar un comentario