Y además... Terrorismo Psicológico

El terrorismo...

Es la creación deliberada en generar temor para el logro de un cambio político o religioso por medios que vulneran la libertad y la tolerancia humana. Estos medios, además de armados, también persiguen un fin psicológico.

El sometimiento y la intimidación para controlar el comportamiento de individuos que no comparten su misma ideología por medio de la violencia.

Su principal objetivo, por decirlo de algún modo, es la manipulación. Una manipulación, también motivada por sus propias convicciones y creencias temerosas de que otras “sociedades” las  conquisten o las hagan desaparecer. 

Los terroristas procuran “aterrar, y por medio del temor, dominar y controlar. Quieren impresionar. Actúan para y por una audiencia y requieren participación de la audiencia.

Dr. Frederick Hacker.

Ayer una amiga me decía, que iba a anular un viaje que tenía previsto a Paris por los últimos atentados sucedidos allí hace unos días.  Me di cuenta que de alguna forma,  estaban consiguiendo manipular psicológicamente  el comportamiento de esta querida amiga a través de sus actos armados.

Todo este complot también está motivado  por la propaganda en los medios de comunicación. 

La búsqueda de notoriedad  y publicidad  hace que  estos actos terroristas sean cada vez más violentos y masivos para amedrentar  la vida socio cultural del colectivo humano diana, considerado como enemigo no deseable. Por eso las víctimas directas son el medio para lograr un fin.

Es difícil saber cómo va a evolucionar esta forma de “terrorismo “ en el mundo,  llamado por muchos como la Tercera Guerra Mundial del nuevo siglo XXI.  


En mi opinión, no serán las armas las que ganen a las armas. Todo este tema daría para una profunda investigación sobre los intereses ocultos de la industria armamentística occidental.

Para mí, la ignorancia se transforma en sabiduría a través de una actitud de valía frente a estos actos tan crueles, de la educación y la cultura. Es decir, no dejándose someter por el miedo, enarbolando las banderas de la libertad, la tolerancia, la diversidad y la paz. 

Aunque desde la sociedad occidental “parece ser” que estamos en un desarrollo evolutivo progresivo, no hay que olvidar que:

La idiosincrasia del ser humano en todo este largo periodo de evolución, mayoritariamente, aún sigue siendo la de preservar su propio ego ante las posibles amenazas sea como sea, en vez de desarrollar una personalidad compasiva y tolerante, sinónimo de un cambio evolutivamente más consciente y menos primitivo.

Como pueblos e interculturas, aún nos queda mucho por recorrer.
Fuente: eJournal USA. Hoffman, Bruce. “Una forma de guerra psicológica”, vol.12, nº5, 2007.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en dejar un comentario

 

Dejar un comentario